Tela de cobre, una tela milagrosa.


Nuevamente se ponen de moda los brillos en los vestidos. Las prendas metálicas, ya vistas en temporadas anteriores, vuelven a las pasarelas y atraen el gusto popular, pero hay un metal que no aporta vistosidad, aunque sí salud. Se trata del cobre.

El óxido de cobre posee la extraordinaria capacidad de acortar la vida de los gérmenes, hongos, ácaros de polvo y virus e inhibir su producción. Los expertos en textiles han aprovechado estas propiedades para crear telas impregnadas del óxido que controla la propagación de patógenos dañinos.

Blancos, calcetines, guantes, ropa para militares y de uso médico son algunos de los actuales usos que le dan a esta novedosa fibra, antes de lanzarse con telas para uso corriente en el vestuario de hombres y mujeres. Los textileros y mineros tienen ahora una misión: la creación de telas que lleven salud a los portadores.

Otro uso es: Dormir sobre una almohada cuya funda contenga hilos de cobre disminuye visiblemente las arrugas.

Asimismo, en el proceso de transformación de colágeno nuevo a colágeno maduro, las enzimas tienen un papel importante, y para que éstas cumplan su función, necesitan de la presencia de la vitamina C y del cobre.

El cobre detiene la oxidación, es decir, defiende al cuerpo contra los radicales libres impidiendo la destrucción celular. Al ser parte de la fabricación del tejido conectivo, es fundamental en la formación del colágeno y por ende de huesos fuertes y pieles saludables.

11 Comments

Add a Comment