Tendencias de la temporada de otoño-invierno 2010-2011


ropa

‘Viaja al futuro’ y sé previsora gracias a este decálogo de tendencias para el próximo otoño e invierno:

  • Con las bajas temperaturas, nada mejor que protegerse bien. Para ello, se proponen abrigos de corte ‘XXL’ en tejidos como la pana o la lana gruesa, y chales, que se convierten en mantas que ‘abrazan’ el cuerpo de la mujer.
  • Sin embargo, ante el frío, se sigue apostando por los diseños en piel. Eso sí, junto a los abrigos, esta temporada se utiliza, y mucho, como mero motivo ornamental. Por ejemplo, ribetea el bajo de los abrigos, se presenta a modo de cuellos… y, el no va más, mangas en piel, contrastadas con el resto del diseño.
  • Los hombros siguen realzándose con hombreras, pliegues y formas redondeadas, un claro ‘revival’ de la moda más ‘ochentera’.
  • Las mangas, sobre todo de las blusas, se vuelven románticas y se confeccionan en corte abullonado.
  • Por su parte, los pantalones suben el talle y se ensanchan (eso sí, el pitillo sigue luchando por su ‘papel protagonista’). Se llevan de corte ‘carrot’, los ‘joggergs’, los de estilo amazona o con pinzas en la cintura.
  • Siguiendo esta tendencia, se engloban ‘looks’ de inspiración masculina. Aquí se encuentran trajes de chaquetas entalladas con hombros rectos y pantalones de talle alto y pernera clásica.
  • Pero, si prefieres apostar por la femineidad, también puedes optar por ‘looks lady’ inspirados en los años 40 y 50. Aquí, sobre todo, destacan las faldas ‘lápiz’ o los vestidos de línea ‘New Look’ combinados con cárdigans de punto o ‘blazers’.
  • En el ámbito de los complementos, nos encontramos con botines, zapatos con plataforma, guantes ‘XXL’… pero, lo que realmente tiene un especial protagonismo, son las botas de caña alta confeccionadas en cuero, ante o piel de pelo.
  • En cuanto al espectro cromático de la temporada, aunque hay un gran predominio del negro y el gris, muchos han optado por crear ‘puzzles de color’ mediante la combinación de prendas en un solo color, pero contrastadas con el resto del conjunto, o creando diseños que se forman de la adaptación de trozos de tejidos en formas geométricas, pero cada uno en tonalidades diferentes.
  • Para la noche, el oro y el plata se convierten en la opción más acertada y llenan de ‘glamour’ cualquier fiesta invernal.

Add a Comment