Tener un gimnasio en casa


Todas sabemos que el ejercicio y el deporte tienen grandes beneficios para la salud, el ánimo y el bienestar. Sin embargo, no todas tenemos oportunidad de unirnos a un gimnasio, de pagar una membresía o de recorrer distancias largas en horarios complicados para poder ejercitarnos. Pero es hora de dejar atrás los pretextos. Cuidarse es cuestión de formar hábitos saludables que nos permitan incorporar ejercicios constantes y personalizados. Montar un gimnasio en casa es una solución que te permite ejercitarte sin horarios ni presiones.

Beneficios de hacer ejercicio en casa

Al montar un gimnasio en casa tienes la oportunidad de hacer ejercicio y moldear tu cuerpo sin prisa, mientras ves la televisión o escuchas música. Estudios recientes han demostrado que al trabajar los músculos bajas de peso, pues utilizas la grasa en tu cuerpo. De igual manera, una vez activado el metabolismo, el cuerpo sigue quemando calorías incluso después de hacer ejercicio, mientras descansas. Es preferible, si tienes el espacio suficiente en casa, que elijas una habitación que sea sólo para ti, de preferencia con un espejo, y arma tu gimnasio para una sesión de por lo menos 30 minutos.

Comienza con ponerte una meta

1. Quemar Grasa

El entrenamiento cardiovascular es ideal para ti si, como la mayoría, buscas reducir el porcentaje de grasa en tu cuerpo. El principio es lograr movimientos repetitivos de los grandes grupos musculares como piernas, abdomen, brazos y espalda. Para que el ejercicio cardiovascular tenga resultados visibles en tu figura y tu salud, tienes que desarrollar una rutina ininterrumpida de por lo menos 30 minutos tres veces por semana, como mínimo.

Para alcanzar esta meta, te sugerimos los siguientes aparatos:

a) Caminadora.

Sustituye el footing y el jogging permitiéndote caminar o correr en varios niveles de velocidad y de inclinación.

b) Stepper.

Imita el movimiento de subir y bajar escaleras. Tonifica y mejora la condición y el rendimiento físicos.

c) Bicicleta estática.

El ejercicio de pedalear fortalece músculos y articulaciones, además de mejorar la circulación.

2. Tonificar

Si tu objetivo es mejorar el tono muscular, proteger los huesos contra el envejecimiento prematuro o tornear brazos, glúteos, piernas y pecho, sólo necesitas unos cuantos minutos al día. Las pesas y las ligas te permiten trabajar zonas localizadas y grupos musculares específicos. Lee el manual que incluyen los materiales antes de comenzar, haz los calentamientos indicados y lleva a cabo 15 repeticiones de cada ejercicio por serie, un total de 4 series. Si tienes un presupuesto más holgado, hay multiestaciones que te permiten trabajar todos los músculos de manera cómoda y efectiva.

3. Flexibilidad

Las tiendas especializadas ofrecen aparatos integrales de entrenamiento funcional, pero son caros y poco accesibles. Puedes realizar ejercicios con resultados similares en un platillo de equilibrio o una pelota fitball. La idea es encontrar el equilibrio sobre estos aparatos, mismo que sólo se consigue con la postura adecuada y la musculatura abdominal apretada. Una vez dominado el aspecto del equilibrio con ambos pies, puedes tratar de intensificar el ejercicio, buscando equilibrarte en un pie, alternados, subiendo y bajando … La pelota fitball incluye un manual con sugerencias de ejercicios que puedes practicar de 2 a 4 veces por semana, un promedio de 30 minutos por sesión.

Add a Comment