Tips para elegir un buen gimnasio


Año tras año, en tu lista de propósitos para el nuevo año, aparecen de forma recurrente los mismos objetivos: dejar de fumar, aprender inglés, perder los kilos de más… Y tal vez también empezar a hacer ejercicio, lo que suele ir unido a apuntarse a un gimnasio. ¿No crees que este año sí que sí, merece la pena esforzarse y sacarle partido a tus horas de gimnasio? Ha llegado la hora de que des la espalda a esos estudios que muestran que sólo en el primer mes después de empezar, un alto porcentaje se da de baja.

Aqui algunos puntos que tenemos que tener en cuenta a la hora de decidirnos por uno u otro centro, qué debemos preguntar y en qué debemos fijarnos para encontrar un buen gimnasio en el que nos sintamos cómodos, algo fundamental para que no tiremos la toalla antes de tiempo.

  • Bien situado. La primera de las tareas que debemos tener en cuenta es la situación del centro. No debería estar a más de diez minutos de nuestro trabajo o nuestra casa. Aunque, a veces, sea mejor elegir uno situado un poco más lejos porque ofrece mejor servicio que el que está junto a la oficina, en muchos casos, la pereza de ir a un lugar lejano nos ayuda a abandonar antes.
  • Buenas referencias. La reputación del centro es muy importante. Pregunta a compañeros de trabajo o amigos qué hacen, qué pegas y beneficios le ponen a su lugar de ejercicio.
  • ¿Que te ofrece? Una vez en el gimnasio, entérate bien de las actividades que ofrecen. Puedes visitar varios y, con todas las opiniones, hacerte una idea clara de lo que necesitas.
  • Cuadrando horarios. Busca un centro que tenga una amplia oferta, pero asegúrate de que las actividades que quieres realizar están disponibles en tu horario. También deberías comprobar el nivel de esa clase que te interesa, pues tal vez no sea el más apropiado para ti.
  • Con tus propios ojos. Cuando vayas a pedir información no sólo debe interesarte el precio: no te vayas sin ver el sitio. Te ayudará a decidirte aunque en las revistas hablen de maravillas del lugar. Además, parece mentira, pero mucha gente no pide verlo.
  • Bien equipado. Una de las cosas en las que debes fijarte es en el material. Que tengan el suficiente y que, además, no esté lleno de carteles de “no funciona”. El aspecto del centro te dirá si lo cuidan o no. Fíjate también en cómo está de gente a la hora que pretendes ir.
  • Sentirse cómodo. Además de que esté lleno o no, mira la atmósfera. ¿Te sientes identificado con la gente que hay? Esta es una de las principales causas de bajas.
  • Bien limpio. Una de las cosas más importantes en un gimnasio es la limpieza, así que, si es posible, entra a los vestuarios y compruébalo. Aunque no quieras ducharte allí, las duchas suelen ser un reflejo de la limpieza del centro.
  • Money, money. Respecto al tema económico es importante que tengas clara la letra pequeña. ¿Si te das de baja temporalmente qué ocurre?
  • Buenos profesionales. Hasta ahora todo lo que hemos tenido en cuenta realmente es “poco importante”, lo más importante, el alma de un gimnasio, es el personal, especialmente los entrenadores. Muchas veces los propios entrenadores también muestran el centro, y si por casualidad mientras lo estás viendo te dejan un momento para rectificar a alguien que hace algo incorrecto, ¿qué mejor muestra quiere de que cuidan a sus clientes? Además, si la información no la da el propio entrenador, pide hablar con él y que te cuente.

Otros pequeños detalles

  • Debemos tener en cuenta muchas cosas para estar a gusto: ¿la música está tan alta que casi no oyes a quien te muestra el centro?
  • ¿Está todo el material ordenado? Muchas veces es casi imposible encontrar la pareja de la mancuerna (pesa) que tienes que usar. Otras veces ves una pesa, la dejas junto al banco que usarás, buscas la otra y cuando vuelves se la han llevado ya…
  • Pregunta si solamente te enseñarán a usar el gimnasio, o si, además, te diseñarán un programa de acuerdo a tus necesidades y objetivos; si te lo cambiarán de forma regular y cada cuánto; o si por el contrario te mostrarán el uso de los equipos y, si quieres algo más, necesitarás contratar un entrenador personal.

3 Comments

Add a Comment