Todo lo que quieres saber sobre mechas en el cabello.


¿Con gorro, papeles o peine?

“Depende del efecto que quieras conseguir. Con gorro quedan más naturales, es más fácil controlar el grosor de la mecha y la perfección de la raiz. Con papel de plata el resultado es más marcado y con menos movimiento, sobre todo en la zona de las patillas. Con peine quedan muy bien en pelo corto, para dar un toque de luz; en melenas no quedan muy definidas”.

¿A quien aconsejas mechas?

“Sobre todo a rubias y castañas; a estas últimas, como máximo, un tono miel. Si tienes el pelo muy oscuro, mejor no te las des, el resultado suele ser un poco artificial”.

¿Qué color elijo?

“Como máximo dos tonos por debajo del tuyo natural. Lo ideal es combinar dos matices, haciendo las mechas de alrededor de la cara más claras para iluminar el rostro. En el resto de la cabeza hay que entreverar los dos tonos”.

¿Cada cuanto tiempo tengo que retocarlas?

“Para llevarlas perfectas, cada seis semanas, alternando una vez mechas enteras y, la siguiente, sólo retoque de la parte delantera y superior de la cabeza”.

¿Algún tratamiento complementario?

“Entre cada sesión de mechas completas, hazte un baño de hidratación en la peluquería para mantener tu pelo flexible y sedoso”.

¿Las mechas tienen edad?

“No empieces a dártelas muy pronto, si eres muy joven no las necesitas y te metes en la rueda de estar retocando el tono cada mes, dar baños de color para unificar… Lo mejor es empezar cuando necesites suavizar tus rasgos o cuando tu pelo se haya oscurecido. Al principio puedes permitirte mechas llamativas, colores más claros… A partir de los 40 apuesta por la naturalidad, tu prioridad es dulcificar tu color de pelo y tus rasgos. Y cuidado con los tonos demasiado claros, ¡te echan años encima!”

¿De qué color es tu pelo?

  • Muy oscuro: las mechas deben ser un tono o dos más claros que tu color natural: marrones, chocolate o rojizas.
  • Castaño: procura que la raíz sea más suave que el resto del cabello.
  • Rubio: ponte mechas de diferentes tonos, sobre todo en las puntas, para conseguir un efecto quemado por el sol.

Add a Comment