Trucos dietéticos para quemar calorías


Por supuesto la alimentación es una de las partes más importantes de esta ecuación. Tienes que comer, eso está claro, pero dependiendo de lo que tomes podrás hacer que esas calorías de las que te quieres desprender desaparezcan con más facilidad. No te vamos a decir que dejes de llevarte comida a la boca, ni siquiera te aconsejamosque hagas una dieta súper estricta, sólo que conozcas algunos consejos útiles en relacióncon el tema que estamos tratando.

Seis consejos prácticos

Alimentación. Puedes seguir una dieta equilibrada y a la vez quemar calorías.

1. Las proteínas requieren una mayor cantidad de energía para su digestión que los carbohidratos o las grasas. El proceso digestivo también precisa de calorías, y es necesaria una mayor cantidad de las mismas si nos comemos un filete que un trozo de pan, de modo que si ambos aportaran las mismas calorías, al “almacén” de tus michelines llegarían algunas menos en el caso del filete.

2. Las calorías de la grasa son también “más” calorías que las de las proteínas y los hidratos de carbono. Nos explicamos: si te tomas un plato de arroz y tu cuerpo no tiene necesidades energéticas en ese momento, parte de las calorías de dicho plato se acumularán como glucógeno (en el hígado y en los músculos) y el resto se transformará en grasa, por medio de un proceso que también consume calorías.

Sin embargo cuando tomamos grasa directamente, ésta no se tiene que transformar para almacenarse “debajo del cinturón” porque ya es grasa, así que estas calorías de procesamiento no hacen falta.

3. Volviendo de nuevo a las proteínas, es interesante saber que activan ligeramente el metabolismo, algo que no ocurre con las grasas ni con los hidratos de carbono. Pero no es cuestión de que os pongais a tope de pollo, pescado y carne para quitarse unos kilos, conviene recordar que hay unas proporciones lógicas y recomendables de cada tipo de nutriente.

Lo que sí hay que saber es que estas proporciones aumentan en caso de que estés trabajando la musculación. Se recomienda, al empezar un programa de tonificacion intenso, hasta el doble de la cantidad recomendada diaria de proteínas, que puede variar entre los 100 y los 140 gramos por día.

Después de cuatro o cinco semanas puedes bajar hasta los 75 a 100 g/día. Elige fuentes de proteínas sanas como los lácteos desnatados, yogures, quesos, soja, pavo, pollo y leguminosas.

4. Hay algunas sustancias que tienen carácter estimulante, como la cafeína del café o del té, que producen una respuesta en el sistema nervioso capaz de hacer que aumente nuestra frecuencia cardiaca y se eleve el consumo energético en reposo. Conviene no abusar de estas sustancias porque son adictivas y demasiado diuréticas.

La teobromina del chocolate actúa de modo diferente, al equilibrar la sensación de ansiedad por no poder comer cuando se está tratando de controlar la ingesta, eliminando el deseo de tomar dulces o alimentos menos sanos. Eso sí, contiene su buena cantidad de calorías así que se ha de comer en cantidades moderadas.

5. Infusiones como el té rojo son también muy recomendables al tener un efecto poco estimulante y acelerar la combustión de las grasas. Además su efecto suavemente diurético nos ayuda a eliminiar toxina y a depurar el organismo.

6. Minerales como el cromo tienen la propiedad de regular la secreción de insulina, la hormona responsable del metabolismo de la glucosa para transformarla en energía (se podría decir que de algún modo “manda” quemar las calorías). Encontrarás cromo en la levadura de cerveza, en las setas, cereales integrales, hígado, cerveza, etc.

One Response

Add a Comment