¿Vas a cambiar de estilista?


Te  ha pasado que estás más que acostumbrada a tu estilista, confías plenamente en sus sugerencias y rara vez has salido de la con la sensación de que no has acertado.  Pero, por diferentes motivos, te ves obligada a cambiar de estilista.

Para evitar sorpresas desagradables, conviene realizar una pequeña labor de investigación de campo para seleccionar al nuevo estilista que mejor se puede adaptar a tu estilo y personalidad.

  • Antes de decidirte por una transformación radical, acude al salón seleccionado a hacerte sólo un servicio de lavado y peinado. Así podrás ir observando, sin compromiso posterior.
  • Ten en cuenta que un buen profesional no se lanza a cortar sin antes estudiar las facciones, la textura del pelo y el estilo personal de cada mujer.
  • No tengas miedo de acudir con una foto para explicar lo que deseas. A la hora de describir estilos y colores, una imagen puede valer más que mil palabras.
  • Desconfía de quien quiera imponerte un color o corte con el que no te sientas identificada. Al fin y al cabo, tú eres quien vas a verte a diario en el espejo.
  • No salgas del salón sin estar segura de saber cómo recrear el peinado en casa (cómo peinarlo y cómo mantenerlo), a no ser que estés dispuesta a acudir a la peluquería a lavar y marcar tres veces por semana.

One Response

Add a Comment